Lao Tse - XXV

Jueves, 29 de Septiembre de 2011 08:28 administrador
Imprimir

Antes de que el universo naciese

ya existia algo perfecto y sin forma.

Es sereno. Vacío.

Solitario. Inmutable.

Infinito. Eternamente presente.

Es la Madre del universo.

A falta de un nombre mejor,

yo lo llamo el Tao.

 

Lo llamo grande.

Grande e ilimitado;

ilimitado, porque fluye eternamente;

siempre fluyendo y eternamente retornando.

 

Así el camino es grande,

el cielo es grande,

la tierra es grande,

las personas son grandes.

 

Hay que comprender como es la tierra

para conocer como es la humanidad.

Y para conocer la tierra comprender el cielo.

Para conocer el cielo,

comprender cómo es el Camino.

Para conocer el Camino,

comprender la grandeza que hay en tu interior.

Última actualización el Jueves, 29 de Septiembre de 2011 08:36